Verificación de hechos, la etiqueta de Google para asegurar el contenido de calidad

Google Panda

Uno de los grandes retos que Google está afrontando los últimos años es el combatir los contenidos de baja calidad o, peor aún, los contenidos que directamente son falsos y no tienen otro propósito que el de ganar tráfico cómo sea y por lo que sea.

Para hacer frente a esta práctica Google lanzó hace unos meses la etiqueta de hechos verificados que permite constatar que verdaderamente una información es real y está documentada y contrastada.

Contenido falso

Desde que existe internet, pero con un aumento drástico los últimos años, son muchos los medios que se nutren de informaciones falsas, leyendas, rumores y noticias no contrastadas para tratar de lograr un buen posicionamiento y competir así con los grandes diarios nacionales e internacionales.

Hace unos meses se creó una gran polémica en Estados Unidos cuando la página mejor posicionada para “votos finales” en las últimas elecciones no contenía ni los datos finales, ni los oficiales.

Otra gran polémica surgió también en Estados Unidos cuando varias de las páginas mejor posicionadas para holocausto, eran negacionistas.

Más info: http://searchengineland.com/google-search-quality-crisis-272174

Cómo funciona la etiqueta de verificación de hechos

Para que tu página puede ser verificada lo primero es marcarla con la etiqueta de schema ClaimReview.

Una vez en el código, serán los quality raters de Google los que se encarguen de decidir si la información está contrastada y es vedad.

Contenido de Calidad

Otro de los problemas que afronta Google desde su creación es saber distinguir cuando un contenido es de calidad y cuando no. Aprender a diferenciar entre un texto de 500 palabras de Vargas Llosa y un artículo de 1.000 de, en el mejor de los casos, un estudiante de primero de periodismo.

Existe la teoría -negada por Google- que asegura que cuanto más largo es un artículo mejor posiciona. En mi opinión es una teoría real, no solo porque Google ante la imposibilidad de saber cuándo un artículo está bien escrito y cuando no, siempre va a “pensar” que un artículo más largo debe ser de mayor calidad (algo lógico por otra parte ya que a mayor longitud se presupone más investigación, más teoría y más ejemplos), sino porque además cuanta mayor longitud tenga éste, mayor será la posibilidad de usar keywords, relaciones semánticas, etc

Google trabaja también en maneras de mejorar su algoritmo para tratar de identificar los contenidos llenos de paja y prioridad los contenidos buenos y que responden realmente a las necesidades del usuario. ¿Y cuántas palabras son esto? Pues depende. Para explicar la situación económica de las economías emergentes seguramente necesitemos más de 1.000 palabras, pero para un artículo sobre cómo preparar un gintonic, seguramente no.