RankBrain de Google o por qué el tomate es una fruta

RankBrain de Google

A finales de 2015 Google confirmó el uso de su algoritmo sistema RankBrain. El hecho no hacía sino confirmar lo que el buscador lleva buscando desde hace años: ser cada vez no sólo más rápido, sino también más inteligente. Y lo será aún más en el futuro.

RankBrain es el nombre que Google utiliza para denominar a su sistema de inteligencia artificial que procesa las búsquedas. El método es capaz de aprender y reconocer nuevos patrones de búsqueda y contenido y de esta manera mostrar los SERPS basándose en su nuevo conocimiento y conocimiento anterior. RankBrain relaciona unas palabras con otras en forma de vectores matemáticos. Entender cómo funciona este sistema de palabras conectadas es el principal reto al que se enfrentan los SEO.

¿Qué cambia entonces?

El objetivo número 1 de RankBrain es dar respuesta a queries complejas, pero en mi opinión RankBrain viene a mejorar Hummingbird y sus búsquedas semánticas. El principal cambio en SEO será el keyword research. Ya no nos valdrá solo con el típico “Qué es y cómo funciona…” y tendremos que ser mucho más abiertos y flexibles con las palabras que acompañan al texto. Además, las keywords que hoy posicionan, pueden dejar de hacerlo en el futuro. RankBrain aprende en tiempo real y nunca deja de hacerlo.

Ejemplos:

El primer resultado fue un artículo de Coca Cola que a priori no había sido optimizado por un SEO.

Ejemplo RanBrain de Google

El primer resultado fue un artículo de ICEMD, que sí tiene un title optimizado para buscadores.

 

Conclusión

No hay fórmulas mágicas para posicionarse en Google, ni palabras clave infalibles. RankBrain entiende que a cada búsqueda le corresponde un SERP lo más relevante posible para el usuario y qué si alguien busca qué es el tomate, no quiere artículos que digan “qué es el tomate”, sino que expliquen que el tomate es una fruta.

Sobre los falsos gurús en el mundo del SEO

Falsos gurús mundo del SEO

Como no podía ser de otra manera mi primer post va a ir sobre SEO, o mejor dicho, sobre lo que menos me gusta del SEO. Apenas llevo 4 años en el mundillo, pero ha sido más que suficiente para darme cuenta de cuanto sabioncillo hay suelto. Este artículo va dedicado a los falsos gurús que existen en esto del posicionamiento digital.

Para los que no estén familiarizados con el SEO y resumiendo rápidamente, SEO significa Search Engine Optimization, es decir, todas las técnicas que tienen como objetivo posicionar una página web en los buscadores Google.

El algoritmo que usa Google para ordenar los resultados cuando alguien busca algo es secreto. La empresa da pistas sobre este algoritmo y consejos a los responsables web para conseguir posicionarse en su buscador. Se sabe que hay unos 200 factores que influyen en el proceso, pero el % que aporta cada factor es un misterio.

En estos 4 años y pico he asistido a cuatro congresos de expertos SEO y de la mayoría de los ponentes he podido aprender bastante poco. Unas veces por la reticencia de los mismos a contar sus secretos de posicionamiento (un problema bastante extendido en este mundo) y otras veces porque su nivel simplemente era muy bajo. Por ejemplo, aquí en México asistí a una conferencia de supuesto “SEO avanzado” en la que los primeros 20 minutos sirvieron para explicar qué es el SEO… ¿?.

Luego también están los sabioncillos que te dicen que cumpliendo determinadas condiciones te vas a posicionar seguro. “Con un titular de 7 palabras, 3 enlaces, una foto y una web responsive serás el rey”. Mentira, nunca hagáis caso a esta gente. Como digo se supone que son más de 200 factores los que influyen en SEO y no está claro en que orden. Otro día haré un artículo con los factores que creemos más determinantes. Y digo “creemos” porque nadie puede saberlo con seguridad excepto -supongo- los que mandan en Google.

Ejemplo práctico

Yo tengo una web sobre el mundo del running en la que apenas genero contenido, no tengo casi enlaces entrantes (que apunten a mi web), tiene fallos de carga,  las imágenes no están bien optimizadas… y varias cosas más que los SEO robot pensarán que son un horror y, sin embargo, estoy posicionado segundo (o primero o tercero dependiendo del Google) para unas keywords tan competidas como “mejores maratones del mundo” o “mejores maratones”.

Quiero decir, claro que hay ciertas reglas que hay que cumplir para posicionar un artículo, pero cumplirlas no significa que lo vayas a conseguir seguro.

Creo que esto es extrapolable a otras ramas del marketing digital como las redes sociales o la publicidad, pero el SEO es lo que me toca más de cerca.

Por cierto, también he conocido muchos ponentes y SEOs que saben muchísimo. Se me vienen a la cabeza Fernando Macíá o Lino Uruñuela, pero hay más.